En España, la oposición culpó a Aznar por los ataques

Creen que el atentado contra un club español en Casablanca es una represalia por el apoyo a la guerra El gobierno, que se enfrenta a una prueba electoral, rechazó las acusaciones
(0)
18 de mayo de 2003  

MADRID.- Los ataques de anteayer contra objetivos occidentales en la ciudad marroquí de Casablanca, incluido un club social español, desataron ayer en España el repudio generalizado de la clase política a la acción terrorista, en la que murieron 41 personas, entre ellos dos españoles.

Pero los atentados también generaron fuertes críticas al gobierno de José María Aznar por su apoyo a Estados Unidos en la guerra contra Irak, ante lo que fue interpretado como una represalia de las organizaciones terroristas contra los países que respaldaron la ofensiva estadounidense.

Julio Anguita, ex presidente del partido Izquierda Unida, indicó que al invadir Irak, el presidente norteamericano, George W. Bush, y sus aliados en Gran Bretaña y España no sabían lo que desencadenarían. Su hijo, Julio Anguita Parrado, murió cerca de Bagdad en abril pasado, mientras cubría la guerra como enviado del diario El Mundo.

El coordinador general del partido, Gaspar Llamazares, estimó que "el delirio de grandeza de José María Aznar trae una pesadilla de consecuencias, y en esa pesadilla está que España se convierta en un objetivo ya no sólo de ETA, sino del terrorismo islámico".

A su vez, José Blanco, un importante referente del Partido Socialista español, dijo que el gobierno de Aznar debería reconsiderar su posición sobre Irak. Los ataques -dijo- demuestran que tenía razón cuando predijo que "la guerra en Irak causaría más odio y rencor, y por lo tanto más riesgo de inseguridad".

Blanco condenó los atentados y expresó su solidaridad a las víctimas, al igual que el líder partidario José Luis Rodríguez Zapatero, pero señaló que parece haber llegado la hora de que el Ejecutivo español "replantee" su postura ante la guerra y retire las tropas desplegadas en territorio iraquí.

La prueba de fuego

Desde el gobernante Partido Popular (PP), diversas voces descartaron ayer esta hipótesis. El líder partidario, Javier Arenas, rechazó la teoría de una represalia contra España e indicó que las acciones terroristas en Marruecos "confirman que hay que redoblar todos los días la alianza con todos los países democráticos del mundo para seguir luchando contra el terrorismo en el nivel internacional".

A primera hora, Aznar envió un telegrama de condolencias al rey de Marruecos, Mohammed VI, en el que expresó la "profunda tristeza y consternación del pueblo y el gobierno españoles", así como la "más enérgica condena por estos crímenes terroristas".

El PP se encamina a una prueba de fuego el domingo 25, cuando en las elecciones municipales y regionales el gobierno podrá verificar en las urnas los efectos de su apoyo a la ofensiva de Estados Unidos en Irak.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.