La otra cara del boom económico asiático. En Hong Kong, las torres desplazan a la historia