En Irak, EI aún tiene poder de fuego tras su derrota

Un año después de la caída del califato en ese país, adeptos de EI cometen atentados
(0)
24 de marzo de 2019  

BAGDAD (AFP).- Al igual que hicieron ayer las Fuerzas Democráticas Sirias (FSD), hace más de un año Irak declaró la victoria sobre el grupo jihadista Estado Islámico (EI). Sin embargo, quedan adeptos que aún ponen bombas y causan muertes en un país que continúa siendo un caldo de cultivo de jihadistas.

Más allá de la vertiente militar, el retorno de los 1,8 millones de iraquíes que siguen desplazados, la miseria social, los traumas creados por la sucesión de conflictos y las profundas brechas entre comunidades son lacras que no se solucionarán hasta dentro de unos años, advierten los activistas por los derechos humanos, que temen que los radicales sigan reclutando miembros entre los ciudadanos desamparados.

Derrotado militarmente, el grupo jihadista aún no perdió su poder destructor, en un país que espera una reconstrucción valuada en 88.000 millones de dólares.

Atrincherados en zonas montañosas o desérticas, sus efectivos disponen de refugios inaccesibles para las fuerzas de seguridad, casi cinco años después de que empezara la contraofensiva.

"Todos los días, hay operaciones contra células durmientes", afirma el general Najim al-Juburi, que dirige las operaciones en la provincia de Mosul (Nínive, norte).

La coalición internacional contra EI sigue llevando a cabo bombardeos en Irak, en un contexto de enormes desafíos: hay que garantizar la seguridad de más de 600 kilómetros de frontera con Siria en el desierto, controlar las zonas montañosas disputadas por los kurdos e impedir infiltraciones a través de las vías históricas del contrabando.

Desde la reconquista de Mosul en julio de 2017, las tropas han detenido a 2500 "terroristas" en enfrentamientos y registros, señala el general Al-Juburi. Las fuerzas iraquíes también anuncian de vez en cuando que han matado a jihadistas en combates. Pero el ejército iraquí también perdió efectivos.

"Los jihadistas perpetraron 55 ataques con bomba contra la policía y dañaron varias veces instalaciones eléctricas", explicó el general Saker Kawin, de la policía federal.

En la provincia de Kirkuk, fronteriza de Nínive y del Kurdistán, los jihadistas abatieron en los últimos seis meses a una decena de dirigentes municipales.

A lo largo de la frontera, los combatientes de EI, cercados por las fuerzas iraquíes y sirias, también llevan a cabo incursiones.

Aunque normalmente las fuerzas iraquíes logran impedírselo, "en algunos lugares se mueven sin dificultad, con armas y vehículos [...], en las ramblas desérticas y en zonas accidentadas", indica una fuente de seguridad.

Las tropas iraquíes todavía no penetraron en algunas zonas que no controlan desde mucho antes de la llegada de EI, antiguas guaridas de la red Al-Qaeda o de insurgentes antiestadounidenses tras la invasión de 2003.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.