En Italia, pocos pudieron tocar y ver la nueva moneda