En la Argentina no se espera más demanda

Ya hay tres acuerdos para proveer al Sur No hay líneas de transmisión que conecten con el norte del Brasil, que tiene los mayores problemas Por ello, no se prevé un aumento en las exportaciones
(0)
22 de enero de 2002  

En 1997, la Argentina firmó tres acuerdos con Brasil para la provisión de energía. Uno de ellos ya está en marcha, por el cual la generadora Cemsa abastece de 1000 megawatts a la zona sur del socio mayor del Mercosur.

En esa región de Brasil, además, hay dos usinas hidroeléctricas casi terminadas y está el gasoducto Uruguaiana-Porto Alegre, que proveerá de energía (a través de gas natural) a todo el Estado de Rio Grande do Sul. Además, el clima es generoso en lluvias, por lo que no hay problemas de abastecimiento, ya que el 95% de la energía en Brasil se genera a través del sistema hídrico. En el Norte, en cambio, la situación se complica, ya que hay largos períodos de sequía.

"El mayor problema de Brasil es que no hay líneas de transmisión de Norte a Sur", señaló Silvio Resnich, presidente de Transener, el mayor transportador de alta tensión de la Argentina. Por esta deficiencia los generadores locales no verán aumentar la demanda, ya que la energía argentina no puede llegar hasta el norte brasileño.

De los tres proyectos para exportar energía a Brasil uno ya está en marcha, a través de la generadora Cemsa. El próximo arrancará en mayo de este año, cuando la empresa Tesa abastezca con otros 1000 megawatts.

En 2003 se sumará Totalfina, con la exportación de 1200 megawatts. Estas exportaciones representan ingresos por 120 millones de dólares en favor de la Argentina en la balanza comercial y demandaron una inversión previa de 600 millones de dólares en infraestructura y equipamiento.

Toda esa energía va a Itaipú y de ahí es transportada a San Pablo.

"Exportar al Brasil es una gran oportunidad, pero hay que tener en cuenta que exportar energía no es como mandar un camión con un cargamento de tornillos. Para llevar la energía hacen falta inversiones; como mínimo hay que contar con dos años. Todo nuevo contrato requiere mucho equipamiento y construcción", dijo Ernesto Badaraco, de la Asociación de Generadores de Energía Eléctrica de la República Argentina (Ageera).

El sector de generación eléctrica local es altamente competitivo, ya que la actividad está desregulada y hay 48 empresas que generan energía y compiten por precio, es decir que el más eficiente es el que recoge la mayor demanda.

Según Badaraco, la zona sur de Brasil tiene una demanda de energía comparable con la mitad de la Argentina, mientras que todo el territorio brasileño representa el consumo de tres veces el mercado local. La Argentina consume 14 mil megawatts al año y tiene una capacidad instalada de generación de 21.000 megawatts.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?