Crónicas norteamericanas. En la asamblea de la ONU, más circo y menos razón