En la meca de los mormones, sólo hay euforia por Romney