En la trastienda de la decisión, un magnate del juego y el lobby evangélico