En los refugios, miles de personas tratan de superar el trance