En medio de protestas en toda Rusia vuelven a detener a Navalny

El proscripto líder opositor intenta boicotear las presidenciales
Luisa Corradini
(0)
29 de enero de 2018  

Navalny fue detenido ayer por la policía moscovita en medio de forcejeos
Navalny fue detenido ayer por la policía moscovita en medio de forcejeos Fuente: LA NACION

PARÍS.- El principal líder de la oposición rusa, Alexei Navalny, de 41 años, fue detenido ayer nuevamente por la policía durante una protesta en pleno centro de Moscú, mientras que miles de sus partidarios se manifestaban en todo el país para denunciar la "estafa" de las próximas elecciones presidenciales, el 18 de marzo.

En total, 257 personas fueron arrestadas en las protestas organizadas en 118 ciudades de todo el país, según la ONG rusa OVD-Info.

La detención de Navalny se produjo en la calle moscovita de Tverskaia, donde fue inmovilizado por una docena de policías y conducido hasta un vehículo con vidrios oscuros. "Acaban de arrestarme. No tiene ninguna importancia. Vengan a la calle Tverskaia. No vendrán por mí, sino por ustedes y por su futuro", escribió después en su cuenta de Twitter.

Simultáneamente, la policía irrumpió brutalmente en los locales de la sede central del Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK), de la capital rusa, donde funciona el cuartel general del líder opositor, y comenzó a interrogar a las personas que se encontraban en el edificio.

El operativo fue transmitido en directo por dos periodistas del programa del canal de YouTube Navalny. La irrupción se produjo poco antes de la protesta, convocada para las 14. La alcaldía de Moscú, que había prohibido la manifestación, anunció que iniciará medidas judiciales contra el líder opositor.

De todos modos, la marcha se realizó sin su líder y reunió unas 4000 personas, según los organizadores. El extravagante líder del Partido Liberal Democrático (LDPR), Vladimir Zhirinovsky -exmiembro de la nomenklatura, que abandonó el comunismo por la extrema derecha-, hizo una inesperada aparición en la manifestación y pronunció un discurso. En San Petersburgo, más de 1000 personas corearon consignas hostiles al presidente Vladimir Putin en medio de un impresionante dispositivo policial. Algunas de las protestas, sobre todo en las regiones siberianas, se realizaron con temperaturas de -45°C.

Navalny fue detenido tres veces en 2017 por haber organizado manifestaciones no autorizadas. Su candidatura a la elección presidencial de marzo fue impugnada por la Justicia, que invocó una condena penal que, insiste, fue orquestada por el Kremlin.

Según todas las encuestas, Putin (65 años), principal favorito para las próximas elecciones, será reelegido con más de dos tercios de los votos el 18 de marzo. De esa forma, podrá permanecer en el Kremlin hasta 2024.

Forzado a estar ausente de la confrontación electoral, Navalny apeló a boicotear las urnas por tratarse, a su juicio, de un ardid para "reelegir a Putin".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.