Claves americanas. En Miami nadie sintoniza el ritmo de Monica