En Myanmar ya hay 22.500 muertos y 41.000 desaparecidos