En Nueva York ya se vive el furor por la visita del papa Francisco