En Pekín, Barack Obama pidió por “una China próspera, pacífica y estable"