En plena crisis, Gran Bretaña reflota el caso Litvinenko