En plena disputa comercial, Ivanka expande sus negocios en China y queda bajo sospecha

Fuente: LA NACION
El régimen de Xi Jinping autoriza nuevas marcas de la hija de Trump; vuelve a instalarse con fuerza el debate sobre los conflictos de interés del jefe de la Casa Blanca
Rafael Mathus Ruiz
(0)
29 de mayo de 2018  

WASHINGTON.- Ivanka Trump, hija y asesora del presidente Donald Trump, está haciendo más dinero en China, rival de Estados Unidos y blanco favorito de su padre.

El gobierno de Xi Jinping, máximo rector de la segunda economía global, ha aprobado en los últimos meses 13 marcas de la compañía de Ivanka Trump que lleva su nombre, algo que le permitirá ampliar sus ventas en el gigante asiático y ofrecer una gama de productos, desde mantas para bebés hasta féretros, perfumes, maquillaje, espejos, muebles, libros, café, chocolate y miel, según reveló la agencia AP.

La nueva frontera que concedió el gobierno de Xi Jinping a los negocios de la hija del presidente pusieron los conflictos de intereses de la Casa Blanca de Trump otra vez en el centro del debate político. Los negocios de los Trump con China son una fuente de preocupación cada vez mayor, sobre todo por las negociaciones comerciales entre Washington y Pekín, el tema más candente de la relación bilateral.

La revelación sobre los negocios de Ivanka en China despertó sospechas porque hace apenas dos semanas Trump tuiteó que estaban "trabajando" con Xi para permitirle a ZTE, la mayor telefónica china, retomar sus negocios con empresas norteamericanas porque había "demasiados trabajos perdidos en China". La empresa quedó muy golpeada por barreras y multas que le impuso el Departamento de Comercio por violar sanciones a Corea del Norte e Irán y mentir al respecto a las autoridades norteamericanas. Esas sanciones quedaron ahora bajo estudio.

La puja por ZTE ha trepado a lo más alto de las discusiones comerciales entre Pekín y Washington y ha puesto en alerta a los legisladores en el Capitolio -republicanos y demócratas-, preocupados por las concesiones que Trump pueda llegar a ofrecerle al gobierno de Xi Jinping. "El presidente Trump debería dejar de preocuparse por los trabajos chinos y empezar a preocuparse más por la seguridad", dijo el fin de semana el congresista demócrata Adam Schiff, una de las figuras de la oposición.

La luz verde en China a los nuevos negocios de Ivanka elevó el escrutinio y llevó a la pregunta inevitable de si se trató de una mera coincidencia o de un "gesto" de Pekín a la familia presidencial en medio de la disputa comercial entre las dos economías más grandes del planeta.

El conflicto de interés entre la Casa Blanca y los negocios de la familia Trump ha sido uno de los temas que han acompañado toda la presidencia del mandatario. Al mudarse a Washington, Ivanka Trump dejó el manejo de su compañía y colocó todos sus bienes en un fideicomiso. Pero continuó cosechando los beneficios de la expansión de su marca. Lo mismo ocurre con el presidente y el resto de la familia. Uno de los ejemplos más visibles en Washington es el Hotel Trump, inaugurado por el propio Trump y sus hijos en plena campaña presidencial. El hotel está ubicado a unas cuadras de la Casa Blanca, sobre la avenida Pensilvania, y se ha convertido en un imán de diplomáticos, lobbistas y políticos. Días atrás, el vicepresidente Mike Pence fue el principal orador allí de una cena de recaudación del Partido Republicano, que terminó por alimentar las arcas de los Trump. Varios diplomáticos no han dudado en subir fotos suyas en el hotel a Instagram.

La investigación de AP reveló que documentos de la oficina de marcas registradas de China indican que la compañía de Ivanka Trump solicitó la última vez 17 marcas registradas el 28 de marzo de 2017, el día antes de asumir su rol de asesora en la Casa Blanca. Al menos 25 marcas registradas de Ivanka Trump están aún en espera de revisión, 36 ya están activas y ocho cuentan con aprobación provisional.

Los conflictos de intereses de Trump preocupaban al inicio de su presidencia a seis de cada diez norteamericanos, según un sondeo del Centro Pew. Pero, como la mayoría de los temas que conciernen a la Casa Blanca, la encuesta mostró también una amplia grieta: mientras el tema era casi insignificante para los republicanos, era muy preocupante para los demócratas.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.