En pleno deshielo entre las Coreas, Trump aplica duras sanciones al régimen

Donald Trump
Donald Trump Fuente: Reuters
A contramano de la distensión entre Seúl y Pyongyang, ordenó una ofensiva para cortar las vías de financiamiento del programa nuclear y el ejército norcoreanos
(0)
24 de febrero de 2018  

WASHINGTON.- Mientras las dos Coreas mantienen un inédito acercamiento después de años de discusiones y enfrentamientos, el presidente norteamericano, Donald Trump , irrumpió en la tenue luna de miel con el anuncio de una nueva batería de sanciones contra el régimen de Pyongyang, "las más severas que se hayan impuesto a un país".

"Espero que salga algo positivo, ya veremos", dijo Trump al anunciar las sanciones en un discurso ante la Conferencia de Acción Política Conservadora, en Washington. Al mismo tiempo, en la localidad surcoreana de Pyeongchang, las delegaciones de las dos Coreas continuaban cortejándose en el marco de los Juegos Olímpicos de Invierno , punto de encuentro para lo que esperan que sea un nuevo comienzo.

Tras el anuncio del presidente, el Departamento del Tesoro norteamericano precisó que las sanciones afectan a 27 empresas y 28 barcos vinculados con el comercio norcoreano, los cuales estarían ayudando al régimen comunista a eludir las sanciones vigentes.

Las entidades y los navíos sancionados están basados, registrados o bajo bandera de Corea del Norte, China, Singapur, Taiwán, Hong Kong, las islas Marshall, Tanzania, Panamá y las Comoras, señaló el Tesoro. Las medidas congelan activos de esas empresas en Estados Unidos y prohíben a ciudadanos norteamericanos hacer negocios con ellas. También cayó en el ruedo una persona con pasaporte taiwanés, Tsang Yung Yuan. Tsang, un hombre habituado a moverse en terrenos sinuosos, coordinó las exportaciones de carbón a Corea del Norte con un corredor norcoreano con sede en Rusia, entre otros negocios non sanctos a la sombra de las sanciones.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que Estados Unidos no hará negocios con empresas "que decidan financiar las ambiciones nucleares de Corea del Norte".

"Esto dificultará significativamente la capacidad del régimen de Kim Jong-un de realizar actividades marítimas evasivas que faciliten el transporte ilegal de carbón y combustible, y erosionará sus capacidades para comerciar con bienes a través de aguas internacionales", agregó el secretario.

El régimen norcoreano ya está sujeto a cientos de sanciones impuestas por Washington y la ONU, para obligarlo a renunciar a sus programas nuclear y misilístico. Los nuevos anuncios, sin embargo, llegan en pleno deshielo entre las dos Coreas, un acercamiento que nadie vio venir y que comenzó el mismo día de Año Nuevo, con un amistoso discurso del imprevisible Kim, difundido por la televisión norcoreana.

La mano tendida de Kim, cuyo régimen se encuentra cada vez más aislado en la arena internacional, bastó para que Seúl entreviera la oportunidad de reencaminar la relación, que se encontraba en su punto más bajo en décadas, y reabriera los canales de diálogo con la participación norcoreana en los Juegos.

Seúl se atrevió ayer a lanzar una sutil reprimenda a sus aliados en Washington por las nuevas sanciones. El presidente surcoreano, Moon Jae-in, dijo que la vía de las sanciones no dio resultados, y dio a entender que en este momento solo sirve para bloquear alternativas.

"El país con la mayor determinación para rechazar las armas nucleares de Corea del Norte es Corea del Sur. Pero los esfuerzos conjuntos de Seúl y Washington sobre la desnuclearización de la Península de Corea en los últimos 25 años no han tenido ningún efecto", declaró un vocero presidencial.

"La participación de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno sirvió como una oportunidad para involucrarse en discusiones activas, reducir la tensión en la Península de Corea y mejorar las relaciones" entre los dos países", dijo el propio Moon durante una cena oficial con invitados extranjeros.

Entre ellos, estaba la hija del magnate, Ivanka Trump, enviada a Corea del Sur para asistir al cierre de los Juegos, acaso una movida del líder republicano para mostrarse cercano a su aliado y de paso demostrar iniciativa.

El año pasado, Corea del Norte realizó decenas de lanzamientos de misiles y su sexto y mayor ensayo nuclear. Kim entró a la vez en una escalada de amenazas con el gobierno de Trump, y particularmente con Trump, que reavivó los casi olvidados temores nucleares en la opinión pública internacional.

El mundo desempolvó viejas expresiones que no se escuchaban desde la Guerra Fría, como el "teléfono rojo" para salvar emergencias y el "botón nuclear" capaz de desatar la hecatombe.

El Consejo de Seguridad de la ONU dictó tres series de sanciones durante 2017 para privar a Pyongyang de recursos para su ambicioso proyecto nuclear, en tanto que solo Estados Unidos lleva lanzadas 450 sanciones elaboradas a lo largo del tiempo.

La mitad de las sanciones de Washington fueron expedidas en el último año, según indicó ayer el secretario del Tesoro, y afectan entre otros activos a "prácticamente todos los barcos que ellos están usando en este momento".

Agencias AP, AFP, DPA, ANSA y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?