En pleno funeral por la masacre de Dallas, George Bush incomodó a todos con un llamativo baile