En su reunión sin Cameron, la UE le advierte a Gran Bretaña que "no habrá un mercado único a la carta"