Your browser does not support javascript

En una inusual aparición, el emperador Akihito pidió "calma"