En Uruguay, decepción por las quejas de los inmigrantes sirios