En Washington ponen la lupa sobre la desigualdad rampante en América Latina