Enfrentamientos entre India y Paquistán

Fuerzas de ambos países intercambiaron disparos de mortero y combatieron con armas livianas; gestiones de Colin Powell
(0)
29 de diciembre de 2001  

NUEVA DELHI.- Tropas indias y paquistaníes protagonizaron ayer intensos enfrentamientos armados en la región de Cachemira, en un recrudecimiento de las tensiones que forzó al ejército de la India a evacuar más de 40 aldeas fronterizas ante el temor a que se desate una nueva guerra con el vecino Paquistán.

Frente a esta posibilidad, el presidente norteamericano, George W. Bush, reveló que el secretario de Estado, Colin Powell, se comunicó ayer con los líderes de ambos países para instarlos a poner fin a sus diferencias.

Añadió que su gobierno "está trabajando activamente para devolver un poco de calma a la región y convencer a las dos partes de frenar los movimientos militares" y felicitó al presidente paquistaní, Pervez Musharraf, por haber ordenado la detención de 50 presuntos terroristas. La Casa Blanca instó a los jefes de Estado de ambos países a que mantengan un diálogo en Nepal, donde se hará una cumbre de países del sudeste asiático del 4 al 6 de enero. A su vez, los cancilleres del Grupo de los Ocho (G8) instaron a Paquistán a tomar medidas más enérgicas contra "terroristas" que operan desde su territorio y expresaron su preocupación por la creciente tensión.

Los combates de las últimas horas pusieron fin a dos días de relativa calma, luego de que los rivales nucleares del sur asiático intercambiaron un día antes las sanciones diplomáticas y económicas más estrictas desde la última guerra que mantuvieron, en 1971.

Ambas naciones enviaron tropas y armamento -incluido el emplazamiento de misiles- a su frontera común tras un ataque suicida el 13 de este mes contra el parlamento indio, que causó la muerte de nueve indios y de los cinco atacantes. La India culpó a Paquistán de apoyar a los terroristas, pero Islamabad negó la acusación.

Los ejércitos intercambiaron ayer disparos de morteros durante cinco horas en el sector Poonch, a lo largo de la línea de tregua que divide a Cachemira en dos sectores: uno indio y otro paquistaní, según informó un funcionario del ejército indio. La fuente agregó que hubo tiroteos intermitentes de armas de pequeño calibre, información que no fue confirmada de manera independiente.

Asimismo, el ejército indio ordenó ayer a unas 5000 personas que desalojaran en 36 horas 17 aldeas del noroeste de Jammu, la capital invernal del estado indio de Jammu-Cachemira, dijeron fuentes oficiales. Otras 24 aldeas, donde residen unas 10.000 personas, ya habían sido evacuadas. La gente huyó de sus casas con algunas pertenencias y el temor de que estalle una guerra, que sería la cuarta entre ambos países desde que se independizaron de Gran Bretaña y se separaron, en 1947.

Listos para la guerra

Ambas partes insistieron en los últimos días en que no desean la guerra, pero también advirtieron que están preparadas para librarla. "No hay una escala para medir qué tan cerca o qué tan lejos estamos de la guerra", dijo el ministro indio de Relaciones Exteriores, Jaswant Singh. "Sólo diré esto: no se preocupen, estamos listos", afirmó.

Por su parte, el vocero del ejército paquistaní, general Rashid Qureshi, respondió en la misma forma: "Tenemos la capacidad para reaccionar y tomar represalias en todas las formas concebibles", dijo. Qureshi consideró, además, una amenaza para su país los últimos movimientos militares de la India, ya que el crecimiento militar indio cerca de la frontera revela, según el vocero, la intención de lanzar una ofensiva contra Paquistán.

Anteayer, la India y Paquistán intercambiaron sanciones y prácticamente cortaron sus vínculos. Ambos países ordenaron el retiro de la mitad del personal de sus embajadas en 48 horas y anunciaron que a partir del 1° de enero estará prohibido que las líneas aéreas nacionales de su vecino sobrevuelen sus territorios.

India acusa a Paquistán de librar una guerra indirecta al apoyar a militantes islámicos establecidos en territorio paquistaní que luchan contra el dominio indio en Cachemira.

Nueva Delhi ha pedido a Paquistán que cierre las actividades de dos grupos separatistas de Cachemira, a los que atribuye la coordinación del ataque suicida del 13 de este mes. En respuesta, Islamabad detuvo al líder de uno de los dos grupos y congeló los activos del otro, pero India dice que estas medidas son solamente para hacer creer al mundo que Paquistán está reprimiendo a los militantes y no ha descartado sus propias operaciones militares contra los separatistas del vecino país, lo que ha aumentado los temores de una nueva guerra.

Militantes islámicos

  • JAMMU, India (AP).- Seis presuntos militantes islámicos murieron ayer en un tiroteo con las fuerzas indias cerca de la línea que divide la disputada provincia de Cachemira, entre la India y Paquistán. El enfrentamiento tuvo lugar en Hari Marhot, al noroeste de Jammu, según informó un vocero militar indio. El ejército rodeó a los militantes tras recibir informes de su presencia en el área, añadió. No hubo bajas entre los soldados indios. Los militantes habían sido identificados como miembros de Harkat-ul Mujaheddin y Al-Jihad, grupos pro paquistaníes que luchan por la separación de Cachemira de India.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.