Enron: un testigo clave pide inmunidad

Bush fustigó a los directivos de la empresa
Bush fustigó a los directivos de la empresa
(0)
24 de enero de 2002  

WASHINGTON (ANSA).- El auditor contable David Duncan, testigo clave en el escándalo de la quiebra de la empresa petrolera Enron, pidió ayer inmunidad al Congreso a cambio de su testimonio.

Despedido de Arthur Andersen, la auditora que vigilaba los balances de Enron, tras haber admitido que destruyó numerosos documentos, Duncan había sido convocado a testificar hoy en el Congreso.

Sin embargo, Duncan hizo saber ayer a la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, por medio de un abogado, que no testificará a menos de que se le garantice inmunidad.

En tanto, el propio presidente norteamericano George W. Bush, en dificultades por su amistad con el presidente de Enron, apuntó en las últimas horas contra la cúpula de la compañía, que vendió las acciones antes de la quiebra, pero dejó con las manos vacías a los pequeños accionistas.

"Mi suegra perdió más de 8000 dólares con las acciones de Enron -reveló Bush-. Me siento ultrajado por el comportamiento de los responsables de Enron que dejaron sin nada a los accionistas."

El reverendo Jesse Jackson pretende liderar mañana una marcha de protesta por las calles de Houston de los accionistas afectados por la quiebra de Enron.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.