Entrará en vigor en Florida la polémica ley sobre el uso de armas

La gente podrá defenderse en las calles
(0)
30 de septiembre de 2005  

MIAMI.- "Bienvenido a Florida. Evite discusiones si no quiere recibir un tiro", reza el aviso de una campaña turística lanzada esta semana por un grupo que promueve el control de armas, ante la entrada en vigor, mañana, de la ley estatal denominada "Dispare primero" por sus detractores y "Defienda su espacio" por quienes la apoyan.

La ley, aprobada en abril pasado con el apoyo del gobernador Jeb Bush -hermano del presidente George W. Bush- e impulsada por la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés), otorga a los ciudadanos del estado de Florida el derecho a disparar a cualquier persona que perciban como una amenaza a su seguridad en un lugar público.

Según la ley anterior, los propietarios de armas sólo estaban autorizados a disparar contra personas a las que percibían como una amenaza si éstas invadían sus hogares o propiedades. Esa norma ahora fue expandida al ámbito público.

Sus detractores sostienen que la ley habilita a los ciudadanos, en caso de una simple discusión, a disparar primero y preguntar después. Por otro lado, quienes la apoyan señalan que los delincuentes lo pensarán dos veces antes de intentar atacar a alguien en un lugar público.

Es un "asunto anticrimen, de sentido común", dijo el gobernador Bush en abril, antes de firmar la norma.

"La ley anterior protegía al criminal. La nueva ley está del lado de la víctima", dijo en ese momento Marion Hammer, de la organización Deportistas Unidos de Florida y ex presidenta de la NRA. "Sugerir que uno no puede defenderse de un violador que la está arrastrando a un callejón, o de un secuestrador que intenta sacarlo de su auto no tiene sentido", agregó.

A partir de pasado mañana, la Campaña Brady para Prevenir la Violencia con Armas, con sede en Washington, publicará anuncios en diarios estadounidenses y británicos para advertir a los turistas que tengan cuidado al visitar Florida porque algún "nervioso" o "asustado" residente puede disparar a matar si se siente amenazado. Si el presupuesto lo permite, la campaña se extenderá a medios de Francia, Alemania y Japón.

"Advertencia: los residentes de Florida pueden utilizar la fuerza letal", dice uno de los avisos.

"Si resulta involucrado en un accidente de tránsito, quédese en su auto y mantenga las manos a la vista. Si alguien parece estar furioso con usted, intente mantener una actitud positiva, y no grite o haga gestos amenazantes", indica uno de los volantes que repartirá el grupo, que también colocará carteles en varias rutas de Florida con el mismo mensaje.

"La gente tiene que saber que mientras visitan Florida deben tomar las debidas precauciones para evitar ser potenciales víctimas de la violencia", dijo Peter Hamm, vocero de la Campaña Brady, iniciada por Jim Brady, ex vocero del presidente Ronald Reagan. Brady quedó paralizado al recibir una de las balas que un enfermo mental disparó contra Reagan en 1981.

"Ningún estado de Estados Unidos ha lanzado una ley parecida a ésta", afirmó Hamm.

La campaña no les ha caído bien a las autoridades turísticas de Florida. "Es la agenda política de un grupo y no un asunto de seguridad o educación. Es una campaña de tácticas de miedo", dijo Bud Nocera, director ejecutivo de Visit Florida, el ente turístico estatal.

Impacto en el turismo

Nocera afirmó que no cree que la campaña tenga un impacto negativo entre los millones de turistas que visitan el estado (80 millones llegaron en 2004), y que tampoco lanzará una iniciativa para contrarrestarla.

El funcionario dijo que, en 1987, tras ser aprobada una ley estatal que flexibilizó el proceso para obtener permisos de portación de armas de fuego, la Campaña Brady pronosticó un aumento en la violencia, que no ocurrió. "Un cambio en la ley no necesariamente crea un cambio en la conducta", dijo Nocera.

Los jefes de la campaña, sin embargo, sostienen que entre 1987 y 1992 el índice de crímenes violentos en Florida aumentó un 17,8 por ciento.

No obstante, varias estadísticas estatales indican que durante ese período los asesinatos disminuyeron.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?