Entre el fervor, una seguridad nunca vista