Entre la pobreza y la violencia, Honduras elige presidente

Hay un empate técnico entre dos candidatos antagónicos: Juan Hernández, de derecha, y Xiomara Castro, de izquierda
(0)
24 de noviembre de 2013  

TEGUCIGALPA.– Convertido en uno de los países más violentos del mundo por la acción criminal de narcos y pandilleros, y en uno de los más pobres de América latina, Honduras asiste hoy a sus segundas elecciones presidenciales desde el golpe de 2009, que fracturó todavía más a esta desolada nación.

Los últimos sondeos prevén un empate técnico entre dos candidatos radicalmente opuestos: Juan Orlando Hernández (derecha) y Xiomara Castro (izquierda).

Hernández, presidente del Congreso y candidato del oficialista Partido Nacional (PN), y Castro, la mujer del derrocado Manuel Zelaya y aspirante del partido Libertad y Refundación (Libre), saldrán al ruedo en un ambiente enrarecido por temores de fraude.

Castro saltó a la escena política al liderar las protestas por el golpe de Estado contra su marido, derrocado por una alianza militar, empresarial y política cuando su gobierno conservador hizo un giro hacia posturas cercanas al venezolano Hugo Chávez, por entonces de gran influencia en la región.

Con promesas de adoptar un modelo "socialista democrático", Castro aspira a convertirse en la primera mujer en acceder a la presidencia del país. "Vamos al poder, vamos a la victoria, a recuperar nuestra patria", dijo en su cierre de campaña.

Hernández, un abogado de 45 años, encarna el continuismo conservador del gobierno. Contra la reforma agraria y la reversión de privatizaciones que promueve su rival, apuesta a la estabilidad jurídica y la seguridad ciudadana.

Fuera de sus enormes diferencias, los modelos de ambos candidatos coinciden en la asistencia a los más necesitados y en establecer un sistema gratuito de salud universal en el país más pobre del continente, detrás de Haití.

Sea quien fuera, el ganador recibirá un país con el récord mundial de homicidios –85,5 por cada 100.000 habitantes–, consumido por la corrupción y sumergido en una crisis económica sin precedente.

A lo largo del país, los señores de la droga se pasean como por su casa y tienen decenas de pistas aéreas clandestinas, mientras las pandillas o "maras" controlan barrios enteros, donde cobran el "impuesto de guerra" (extorsión) a colectiveros y taxistas, comerciantes, empresas y hasta a las vendedoras de tortillas.

Entre unos y otros, los ciudadanos de a pie, cada vez más lejos de la seguridad y la esperanza.

"Esto ya no se aguanta. La delincuencia nos tiene acorralados, no hay trabajo, la situación de los hospitales y la educación es terrible. Yo ya no espero que las cosas mejoren, pero no podemos estar peor", dijo Erica Ordóndez, una camarera, en un modesto restaurante de Tegucigalpa.

Las opciones de los hondureños

Entre la izquierda de Castro y la derecha de Hernández

  • Xiomara Castro / Partido Libre

    Esposa del derrocado Manuel Zelaya, aspira a ser la primera mujer en la presidencia hondureña y promete darle un sesgo social mediante la intervención del Estado
  • Juan Hernández / Partido Nacional

    Político y empresario, es el presidente del Congreso desde 2010. Durante la campaña insistió en la lucha contra el crimen y la creación de empleos
  • Agencias AFP, ANSA y Reuters

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.