"Era muy poca la seguridad que tenía"

Indignación de la viuda del gobernador asesinado
(0)
24 de diciembre de 2009  

BOGOTA.- Imelda Galindo, la viuda del gobernador de Caquetá, Luis Francisco Cuéllar, asesinado el lunes por las FARC, reveló ayer que en el último tiempo era "muy poca la seguridad" que tenía, en especial en la noche del secuestro, cuando había solo un policía custodiando el domicilio familiar en Florencia, la capital del departamento.

Galindo, que durante 41 años compartió un hogar que califica de "maravilloso" con Cuéllar, contó que los presuntos guerrilleros de las FARC que secuestraron y luego degollaron a su marido "entraron, destruyeron puertas, ventanas, todo. Nosotros estábamos en la cama y me ordenó «al piso, un atentado». El se tiró al piso, forzaron la puerta y dos personas lo arrastraron, mientras otras dos vigilaban, armados. Lo llevaron en pijama, sin zapatos".

Galindo contó también que su marido juró, tras haber sido raptado por cuarta vez en 2001, que si era blanco de un nuevo secuestro se negaría a caminar, ya que las dificultades de desplazamiento le surgieron en cautiverio, mientras se recuperaba de una cirugía en una rodilla.

"Tiene tierra en las manos y pies, [lo que] quiere decir que se arrastró" y opuso resistencia a sus captores, detalló su esposa, uno de cuyos hijos fue asesinado en 2003 al parecer también por guerrilleros.

"¿Cómo es posible que sometan a una familia a cinco secuestros?, eso no es de humanos (...) El no se merecía eso", dijo la viuda pocas horas después de enterarse de la muerte de su marido.

Por último, Galindo recordó, entre sollozos, que el gobernador era "un hombre muy generoso" al que "le encantaba estar con la gente humilde".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.