Escepticismo sobre el desarme del IRA en Irlanda del Norte

Tanto unionistas como republicanos amenazan con abandonar el diálogo
Tanto unionistas como republicanos amenazan con abandonar el diálogo
(0)
31 de enero de 2000  

BELFAST.- A pocas horas de que sea entregado el crucial informe de la Comisión Internacional para el Desarme en Irlanda del Norte, unionistas y republicanos cruzaron ayer acusaciones de amenazar el proceso de paz en esa provincia, en la cual el gobierno autónomo compartido se instaló hace tan sólo dos meses.

Ayer, David Trimble, primer ministro de Irlanda del Norte y líder del Partido Unionista del Ulster (UUP), volvió a hacer un llamado al Ejército Republicano Irlandés (IRA) para que entregue sus armas.

"No es tarde para llevar a cabo las acciones necesarias", dijo Trimble en una entrevista de la BBC, al tiempo que manifestó su esperanza de que hoy empiece el desarme.

Trimble señaló que no aceptará más dilaciones en la entrega de armas y ha amenazado con abandonar el gobierno autónomo, compartido entre católicos y protestantes, si el informe que presentará hoy el presidente de la Comisión de Desarme, el general canadiense John de Chastelain, confirma el supuesto incumplimiento por parte del IRA. El UUP ha convocado para el 12 de febrero una reunión para decidir si continúa o no en el nuevo gobierno.

Eso sí, Trimble ha dejado en claro que el desarme está también dirigido a los otros grupos paramilitares, como los Luchadores por la Libertad del Ulster (UFF) y la Fuerza Voluntaria del Ulster (UVF).

Ultimátum mal recibido

Sin embargo, este ultimátum cayó muy mal al presidente del Sinn Fein -brazo político del IRA-, Gerry Adams, quien dijo a la BBC que con el IRA no se juega y que la situación no está como para lanzar amenazas.

"Hay una cosa que está clara, y es que no habrá desarme si colapsa el gobierno de Irlanda del Norte", señaló Adams. "Si los unionistas abandonan la asamblea, si ésta es suspendida, no habrá desarme y el IRA dejará de conversar con la comisión de Chastelain", agregó.

Pese a todo, Adams aseguró que sigue "totalmente comprometido a resolver la cuestión del desarme", aunque no está en condiciones de presionar al IRA para que entregue sus armas "porque éste no confía ni en los unionistas ni en los británicos".

De todas formas, Adams insistió en tener paciencia y confianza porque piensa que "el informe de Chastelain puede ser positivo, ya que ha habido progresos y creo que aún es posible el desarme".

El general Chastelain presentará sus conclusiones hoy, tanto en Dublin como en Londres.

Por su parte, el ex primer ministro irlandés Albert Reynolds, que junto a su colega británico John Mayor participó en 1993 en la construcción de un marco hacia la paz en el Ulster, mostró ayer su escepticismo sobre la posibilidad de avances en el informe que se conocerá hoy, aunque dijo ser optimista con la posibilidad de que se resuelvan los problemas.

Ante esta situación de tensión en el Ulster, el ministro británico para Irlanda del Norte, Peter Mandelson, se ha visto obligado a solicitar calma y a mantener la "cabeza fría".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.