Esclavitud en Londres: las tres mujeres sufrieron fuertes abusos

Se investiga si pertenecieron a una secta; liberan bajo fianza a los captores
(0)
23 de noviembre de 2013  

LONDRES.- Fueron 30 años de golpes y de un fuerte control emocional por parte de los captores, y hasta se habla de la participación de una secta religiosa. Poco a poco se conocen nuevos detalles sobre la escalofriante historia de las "esclavas domésticas", las tres mujeres que permanecieron secuestradas durante tres décadas en una casa en el sur de Londres.

Las mujeres -una malaya de 69 años, una irlandesa de 57 y una británica de 30- fueron rescatadas el 25 de octubre, pero su liberación fue anunciada recién anteayer por la policía; su caso conmocionó a Gran Bretaña.

También sorprendió a los ciudadanos ayer la liberación bajo fianza hasta enero de los supuestos captores , un hombre y una mujer, ambos de 67 años. Los presuntos secuestradores habían sido arrestados anteayer por la policía bajo los cargos de esclavitud y ofensas contra la personas.

Según el diario británico The Guardian, que cita dos fuentes anónimas, los supuestos captores y las tres mujeres pertenecían a una secta religiosa, pero la policía no confirmó el dato.

Además, de acuerdo con el diario, la policía está investigando si la mujer británica de 30 años es la hija de la irlandesa, que fue la que llamó y pidió auxilio a la ONG Freedom Charity, el 18 de octubre, luego de ver un documental sobre matrimonios forzados en televisión.

Las mujeres fueron liberadas finalmente el 25 de octubre por la policía gracias a las negociaciones que llevó adelante la ONG con los captores. Scotland Yard dijo que tardó casi un mes en arrestar a los supuestos captores porque se estaba "verificando la información".

La novela y el misterio continúan. Al parecer, según The Guardian, el supuesto captor sería el padre de la mujer británica, que no habría tenido contacto con el mundo exterior. Nunca fue al colegio, pero sabría leer y escribir, y es descripta como inteligente, afirma el diario.

Además, Scotland Yard informó ayer que los captores pegaban y abusaban de las víctimas emocionalmente, si bien está descartado el componente sexual o de tráfico de personas porque no fueron traídas al país por la fuerza.

En una conferencia de prensa, la policía explicó ayer que los captores no son británicos y habían sido detenidos en los años setenta, sin aportar detalles. Los captores, dijo el comandante Steve Rodhouse, llevan "muchos años" viviendo en Gran Bretaña y son investigados también por supuestos delitos de inmigración.

Éste es un caso "único", "complicado" y "perturbador de control emocional durante muchos años", si bien para el mundo exterior parecía una "familia normal", explicó Rodhouse.

"Los detectives están tratando de averiguar cuáles fueron las esposas invisibles utilizadas por los captores para ejercer tal nivel de control sobre estas mujeres. Se puede hablar de lavado de cerebro", dijo Rodhouse

El detective y director de la sección de tráfico humano de Scotland Yard, Kevin Hylan, dijo que la investigación, en la que trabajan 37 personas, llevará mucho tiempo debido a la gran cantidad de años que las tres permanecieron retenidas en contra de su voluntad.

Además, indicó que la casa en el barrio Lambeth, del sur de Londres cuyo lugar exacto no fue revelado, dada la "sensibilidad" de la pesquisa, fue registrada ayer durante 12 horas y se recuperaron 55 bolsas con 2500 "piezas" de evidencias.

Aneeta Prem, la fundadora de Freedom Charity -organización que ayuda a las víctimas de matrimonios forzosos o violencia-dijo a la cadena ITV que las mujeres, con las que se reunió ayer, vivieron en "horribles condiciones".

"Cuando me encontré con ellas, me abrazaron, lloraron mucho y agradecieron a la ONG por el trabajo que hizo para salvarles la vida", afirmó Prem. "La adaptación será un proceso difícil, si se tiene en cuenta que estas mujeres salieron de la casa sin nada", añadió.

Según los expertos, el caso de las "esclavas domésticas", como fue bautizado, es tan solo la punta del iceberg de un fenómeno más común de lo que la gente cree.

"La esclavitud es una de esas cosas que la gente piensa que pertenece a los libros de historia", dijo a la BBC James Brokenshire, el secretario de Estado de Interior británico.

"La triste realidad es que sigue ahí. Cada año hemos visto un incremento en el número de casos denunciados y creo que seguirán aumentando", añadió.

"Un esclavo es un esclavo, alguien a quien se le privó de sus derechos, alguien coaccionado, sometido a violencia mitigada. Hace 200 años teníamos grilletes de hierro, ahora tenemos grilletes psicológicos", estimó Andrew Wallis, director de la organización caritativa británica Unseen (invisibles), que lucha contra el tráfico de personas.

Un caso único y complejo

  • Secuestro

    Una pareja está acusada de haber mantenido cautivas a tres mujeres, de 30 a 69 años, durante tres décadas, en una casa en Londres
  • Rescate

    El rescate fue posible gracias al llamado de una de las víctimas a una ONG, que alertó a la policía
  • Dudas y maltrato

    Los captores fueron liberados bajo fianza; se habla de una secta y de abusos
  • Agencias AFP, EFE, Reuters

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.