Suscriptor digital

España e Italia, ante dos años de recesión

Sombrío pronóstico del FMI para dos de las economías más grandes de la zona euro; nuevas advertencias de las calificadoras
Adrián Sack
(0)
20 de enero de 2012  

MADRID.- La zona euro no deja de dar señales de su creciente e imparable deterioro: España e Italia, dos de sus economías más importantes, se sumergirán este año en una profunda recesión de la que no saldrán, por lo menos, hasta fines de 2013.

El desalentador pronóstico forma parte de un informe que el Fondo Monetario Internacional (FMI) presentará el martes próximo, en el que la entidad fue especialmente dura sobre las nulas posibilidades de recuperación, en el corto y mediano plazo, de los países conducidos por Mariano Rajoy y Mario Monti.

El análisis de ese organismo prevé una contracción del PBI en España del 1,7% en 2012 y del 0,3% para el año siguiente, como consecuencia del agravamiento de la crisis de la moneda común europea y los crecientes problemas financieros internos del país. En el caso de Italia, los datos son aún más preocupantes, ya que el indicador que mide la evolución de la economía se desplomaría un 2,2% este año y un 0,6% en 2013.

Las previsiones, que fueron "filtradas" a la prensa europea por la agencia de noticias italiana ANSA, también empeoran los pronósticos sobre España realizados por el organismo en septiembre pasado. En aquella oportunidad, el FMI había estimado para el país un repunte de la actividad económica del 1,1% en 2012 y del 1,8 en 2013.

Pero, en la actualidad, ni siquiera en el Palacio de la Moncloa se atreven a soñar con una tasa positiva, al menos en el corto plazo.

Aunque hasta el momento no hay previsiones oficiales sobre la evolución del PBI, el gobierno de Rajoy maneja en privado estimaciones que apuntalarían la hipótesis del ingreso de España en recesión. Sin embargo, la contracción prevista por los economistas "populares" sería de menos de un tercio del índice previsto por el FMI, ya que rondaría el 0,5%.

Esta semana, diversos analistas situaron la posible caída en torno del 1% y explicaron este descenso en el efecto inicial de enfriamiento que los recortes para reducir el déficit público producirían sobre la actividad económica. Uno de los indicadores más afectados sería la tasa de desempleo, que en la actualidad roza el 23%.

En su trabajo, el FMI explica la parálisis de la economía española en la caída de los préstamos bancarios a familias y empresas, y a las turbulencias provocadas por el elevado costo de la deuda pública española. Este difícil panorama, según la información filtrada a la prensa, se habría deteriorado aún más a los ojos de ese organismo como consecuencia del aumento sorpresivo de los impuestos sobre la renta de las personas físicas y sobre los inmuebles anunciados por Rajoy hace tres semanas.

Las malas previsiones para España e Italia se dieron a conocer el mismo día en que la agencia calificadora Fitch reconoció que "podría" volver a bajarles la nota a ambos países a fin de mes. En el caso de España, la rebaja podría alcanzar "uno o dos escalones", según reconoció el director de esa agencia, Ed Parker, que además señaló que la recuperación de la economía española "será muy dolorosa".

Parker calificó la actual situación económica y financiera española de "muy complicada" y aconsejó "tomar fuertes medidas" para reducir en forma urgente el déficit público, que el año pasado alcanzó el 8%. "Al mismo tiempo, hay que reformar el mercado laboral, porque se debe poner un freno al alarmante crecimiento del desempleo", recomendó.

No obstante, la de Fitch no fue ayer la única apreciación negativa sobre España por parte de una calificadora. Myriam Fernández de Heredia, de la agencia Standard & Poor’s, afirmó que a ese país le podría corresponder estar "hasta seis escalones por debajo" de su nivel actual.

Bonos basura

En la opinión de Fernández de Heredia, España, que desde el viernes tiene una "A" –o sea que está cinco calificaciones por debajo del máximo nivel–, tiene en realidad una presencia en los mercados de la escala "BB". Es decir, de "bono basura". "El rating implícito de las primas de riesgo que ahora mismo está pagando España es de non investment grade, o de una doble "B", que puede estar hasta seis escalones por debajo del rating actual del país", dijo.

Sin embargo, no todas fueron noticias desfavorables ayer para la castigada economía española.

En sintonía con la tendencia registrada desde la asunción de Rajoy en diciembre pasado, el Tesoro logró superar la reválida de bonos más complicada del año. Con la colocación exitosa de 6609 millones de euros a un interés más bajo (5,4%) en las letras a diez años, ayer volvió a quedar claro que los mercados ignoraron los recortes aplicados por las calificadoras de riesgo en los últimos días.

Con todo, la buena señal no sería suficiente para cimentar la confianza en el gobierno de Rajoy, ya que algunos especialistas del sector financiero adjudican este logro al remedio eficaz, pero limitado, de la intervención creciente del Banco Central Europeo en este tipo de subastas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?