España y Reino Unido se defenderán de los ataques contra sus empresas en Latinoamérica