Estalló coche-bomba en el aeropuerto de Madrid

El atentado, atribuido a ETA, no registró heridos, pero sí cuantiosos daños materiales
El atentado, atribuido a ETA, no registró heridos, pero sí cuantiosos daños materiales
(0)
27 de agosto de 2001  • 08:23

MADRID (EFE).- El coche-bomba colocado por la banda terrorista ETA en el aeropuerto de Madrid, cuya detonación no causó hoy heridos, aunque sí cuantiosos daños materiales, contenía hasta cincuenta kilos de explosivos, informaron las autoridades.

El director general de la Policía, Juan Cotino, explicó que el automóvil-bomba contenía entre 40 y 50 kilos de explosivos, y que el vehículo fue robado el pasado día 9 en la localidad vasca de Guernica, en la provincia de Vizcaya.

La explosión se produjo poco antes de las 08.00 hora local (06.00 GMT), una hora después de que un comunicante, en nombre de la banda terrorista ETA, avisase de la colocación del citado vehículo.

El director de la Policía destacó que la rápida intervención de las fuerzas de seguridad del Estado, que desalojaron el aparcamiento de la terminal de vuelos nacionales del aeropuerto de Barajas (Madrid), evitó que la explosión causara víctimas.

La deflagración, que sí provocó cuantiosos daños materiales, tuvo lugar mientras los agentes inspeccionaban la zona y antes de ser desactivado el vehículo, informaron fuentes del Ministerio de Interior.

La detonación abrió un agujero entre las plantas segunda y tercera, además de afectar también a la primera planta del aparcamiento en superficie, de seis alturas.

El inspector jefe de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, Juan Redondo, añadió que 110 coches resultaron también afectados y que, de ellos, entre 20 y 30 quedaron calcinados.

Unas tres horas y media después de la explosión, los artificieros explosionaron un automóvil sospechoso detectado junto al coche-bomba, informaron fuentes policiales.

Los agentes realizaron una explosión controlada para abrir el maletero y comprobaron que el vehículo, con matrícula francesa, no contenía explosivos.

Los accesos por carretera hacia el aeropuerto de Barajas, en las cercanías de Madrid, recobran la normalidad, tras los graves problemas de circulación que ha registrado la zona.

La operatividad en los vuelos no se ha visto afectada, informaron fuentes aeroportuarias.

El de hoy es el tercer atentado que comete la banda terrorista contra el aeropuerto madrileño desde 1979, cuando murió una persona y siete resultaron heridas a causa de la explosión de una bomba alojada en una maleta depositada en las consignas.

La Policía regional vasca (Ertzaintza) asestó el pasado día 22 un duro golpe a ETA en la provincia de Guipúzcoa, bastión del grupo armado, con la detención de un comando que preparaba un inminente atentado.

Ocho personas fueron detenidas en relación con el comando "Buruntza" (corona en lengua vasca), al que se incautó numeroso armamento y medios para preparar coches bomba.

El pasado viernes, otras siete personas fueron detenidas en Cataluña (noreste de España) por su presunta relación con ETA en una operación en la que la Guardia Civil se incautó de cuantioso material explosivo.

Los detenidos podrían formar parte del reconstituido comando Barcelona de la banda terrorista.

Durante los dos últimos meses, la actividad de ETA se ha centrado principalmente en el sector turístico, con atentados en varias localidades de la costa mediterránea que causaron importantes daños materiales.

El de hoy es el segundo coche bomba que la banda coloca en un aeropuerto español en lo que va de año. El pasado 26 de julio, colocó un coche-bomba en el aeropuerto de Málaga, que fue desactivado por los artificieros.

Desde que ETA dio en enero de 2001 por finalizada la tregua que mantuvo durante quince meses, ha atentado nueve veces en Madrid y ha matado a siete personas en esta ciudad.

Fuente: EFE

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.