"Esto no es Trumpistan": amplio rechazo en EE.UU. a la escalada de Trump contra el proceso electoral

Donald Trump deslizó la idea de posponer las elecciones en Estados Unidos.
Donald Trump deslizó la idea de posponer las elecciones en Estados Unidos. Fuente: Reuters
Rafael Mathus Ruiz
(0)
31 de julio de 2020  • 19:39

WASHINGTON.- Donald Trump nunca pareció tan solo. El ataque que lanzó contra la elección presidencial en Estados Unidos y la idea que deslizó de postergar la votación desató el rechazo de su habitual elenco de críticos y de los demócratas, pero, también, entre republicanos, historiadores y constitucionalistas, además de las más fuertes advertencias que se hayan escuchado durante su presidencia sobre su desdén por las reglas y las instituciones, y la salud de la democracia.

Trump lleva meses sembrando dudas sobre la elección -será "la más fraudulenta de la historia", ha dicho- y el voto por correo, un sistema que, este año, debido al coronavirus, será récord. Hasta esta semana, esa escalada retórica deambulaba por la colectora de la campaña. Pero a Trump le bastó un mensaje en Twitter para lanzarla al centro de la discusión política, justo cuando la pandemia superó os 150.000 muertos, y el país comienza a tener una magnitud real sobre la profundidad de la crisis económica. La movida, que despertó alarma, dejó una pregunta colgando en el aire: si Trump pierde, ¿aceptará el resultado?

Este año, la decisión de millones de norteamericanos de votar por correo puede estirar el resultado más allá de la noche de la elección, el 3 de noviembre. Nueva York, por caso, recién terminó de contar esta semana los votos por correo de la primaria que se realizó a fines de junio. Las demoras del sistema también pueden dejar miles de sufragios en el limbo: un análisis de NPR, la radio pública, reveló que durante las primarias hubo al menos 65.000 votos rechazados porque llegaron tarde. El voto "en ausencia" depende del correo estatal, que controla Louis DeJoy, un empresario vinculado a Trump que recaudó fondos para su campaña.

"Tantos años he estado viendo elecciones y dicen el 'ganador proyectado' o el 'ganador de la elección'. No quiero ver que eso pase una semana después del 3 de noviembre, o un mes o, francamente, con litigios y todo lo demás que pueda suceder, años. Años. O que nunca se sepa siquiera quién ganó las elecciones", lanzó Trump en la Casa Blanca.

Trump dijo que respalda el voto por correo -aunque rechaza que sea "universal"-, pero no tomó medidas para reforzar el sistema. Y el presidente también dijo que el voto por correo es un "desastre", llevará "al fraude más grande", que Estados Unidos será el "hazmerreír" del mundo, que no quiere una "elección corrupta", y que será "la elección más arreglada de la historia".

La senadora Elizabeth Warren dice que Tump incluso podría negarse a dejar el cargo
La senadora Elizabeth Warren dice que Tump incluso podría negarse a dejar el cargo Fuente: Reuters

La reacción a las palabras del presidente fue unívoca, y trajo "fuego amigo". Los senadores Mitch McConnell, Marco Rubio y Ted Cruz, tres aliados de Trump en el Senado que lo blindaron desde el primer día, rechazaron de cuajo la idea de postergar la elección. Kevin McCarthy, el republicano de mayor rango en la Cámara de Representantes, se sumó. Uno a uno recordaron que Estados Unidos nunca postergó elecciones, ni durante la pandemia de la gripe española en 1918, cuando se realizaron elecciones legislativas, o durante la Guerra Civil.

Steven Calabresi, presidente de la Sociedad Federalista, una influyente organización conservadora de Estados Unidos, dijo que la movida era "fascista", y ameritaba la destitución del presidente. En 2016, Calabresi votó a Trump, y fue uno de sus defensores durante el juicio político por el escándalo Ucraniagate. Ya no.

"Estoy francamente horrorizado por el reciente tuit del presidente que busca posponer las elecciones de noviembre. Hasta hace poco, había tomado como hipérbole política la afirmación de los demócratas de que el presidente Trump es un fascista", escribió Calabresi en el New York Times. "Pero este último tuit es fascista y es en sí mismo motivo de la destitución inmediata del presidente por la Cámara de Representantes y su destitución por parte del Senado", agregó.

Elizabeth Warren, una de las figuras demócratas más mordaces, sugirió en un video en Instagram que si Trump pierde puede llegar a negarse "a dejar el cargo pacíficamente". David Axelrod, estratega del triunfo de 2008 de Barack Obama, advirtió que Trump no tendrá "absolutamente ninguna duda" en utilizar el poder de la presidencia para ganar.

Steve Schmidt, uno de los republicanos que fundó The Lincoln Project, un grupo que tiene como objetivo primordial frenar la reelección de Trump, comparó al magnate con Mussolini.

"Fascismo. Autoritarismo. La pregunta siempre ha sido, ¿puede suceder aquí? Porque la respuesta ha sido NO, no significa que siempre será así. Está sucediendo aquí. Está sucediendo ahora mismo", advirtió Schmidt en un mensaje en Twitter. "Trump está perdiendo y lo sabe. Está agarrando el poder como lo haría cualquier Mussolini. La cuestión es que esto es Estados Unidos, no Trumpistan. Vamos a votar", cerró.

Trevor Noah, comediante y conductor de The Daily Show, bromeó con que no se podía postergar la elección porque los candidatos, Trump y Joe Biden, "tienen como 200 años y tenemos que seguir adelante". Pero después, ya en un tono más serio, Noah puso en duda que Trump entendiera realmente la envergadura de su mensaje. "Fue básicamente la movida de un dictador", afirmó. "Así es como empieza", agregó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.