ETA detonó tres coches bomba en sólo 6 horas

Pese a las medidas de seguridad
Pese a las medidas de seguridad
(0)
22 de junio de 2002  

MADRID (De nuestra corresponsal).- La banda terrorista ETA evidenció ayer una capacidad de operación como hace tiempo no demostraba al hacer detonar tres coches bomba en un mismo día y en momentos en que el país tiene reforzada su seguridad al ser anfitrión de 14 presidentes europeos y de sus delegaciones.

"Es evidente que ETA tiene una capacidad que le permite efectuar este tipo de operaciones, pero quiero destacar que su fuerza es mucho menor que antes", dijo el ministro del Interior, Mariano Rajoy, al mediodía. Por entonces, aún faltaba el tercer atentado, que pareció casi una respuesta a sus palabras. Ninguna de las tres explosiones ocasionó víctimas mortales, pero sí heridos -dos de ellos, graves- y cuantiosos daños materiales.

Las dos primeras ocurrieron con una diferencia de sólo seis horas entre sí, en la sureña provincia de Málaga. Y en ambos casos se constató que cada uno de los tambores que detonaron tenía por lo menos 30 kilos de explosivo. La tercera fue por la noche, en Zaragoza, la capital de Aragón y ocurrió en el estacionamiento de la hipertienda El Corte Inglés.

Simultáneamente con el comienzo en Sevilla de la cumbre europea, el desafío del grupo terrorista marca un contraste con lo ocurrido hace un mes. Por entonces, y en ocasión de otra deliberación del bloque continental, el gobierno sí fue capaz de desactivar un atentado en Madrid.

La seguidilla

El primer estallido ocurrió a las 7, en los alrededores del hotel Las Pirámides, de Fuengirola (Málaga), atestado de turistas. Uno de ellos, de nacionalidad británica, resultó gravemente herido y permanece internado. Menos de seis horas después y -según fuentes policiales- fue el mismo comando el que hizo estallar un segundo rodado en Marbella, también en el comienzo de su temporada alta de turismo. En este caso, la "clara advertencia previa de los terroristas" permitió que la policía bloqueara la zona.

Cuando parecía que ya no habría más sobresaltos, un tercer auto explotó en el estacionamiento subterráneo de El Corte Inglés, en Zaragoza. Fue a las 22.15, apenas un cuarto de hora después de que los almacenes cerraran sus puertas al público. Hubo importantes daños y varios heridos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.