ETA quedó más aislada que antes