Opinión. Europa, ante su gran desafío