Europa, en alerta: la izquierda radical triunfó en Grecia y pidió el fin del ajuste

La coalición Syriza logró una amplia victoria en las elecciones y se quedó a las puertas de la mayoría absoluta en el Parlamento; su líder, Alexis Tsipras, advirtió que el país "deja atrás la austeridad"; los neonazis quedaron como la tercera fuerza
(0)
26 de enero de 2015  

ATENAS.- Después de cinco años mawrcados por los planes de austeridad para combatir la crisis, Grecia votó ayer por el cambio y le envió un contundente mensaje a Europa. La coalición de izquierda radical Syriza, liderada por Alexis Tsipras, logró un triunfo claro en las elecciones legislativas celebradas ayer, con un 36% de los votos, y quedó a las puertas de alcanzar la mayoría absoluta en el Parlamento.

"Grecia deja atrás la austeridad tras cinco años de humillaciones", advirtió un exultante Tsipras ante miles de seguidores, en referencia a la estrategia impuesta por la Unión Europea (UE) para rescatar al país de la quiebra.

"El nuevo gobierno griego estará listo para cooperar y negociar por primera vez con nuestros prestamistas para una solución justa y mutuamente beneficiosa", indicó Tsipras, y agregó que buscaría evitar una colisión "destructiva" con sus socios europeos. "Nuestra prioridad es que todos los griegos recuperen su dignidad", subrayó.

El fuerte respaldo electoral hacia Syriza se traduciría en 149 diputados, con lo que si se confirma el resultado se quedaría a sólo dos bancas de la mayoría absoluta en el Parlamento, de 300 escaños. El sistema electoral griego premia con un bono de 50 diputados al partido más votado. Los conservadores del primer ministro Antonis Samaras se quedarían con 76 bancas, mientras que el tercer lugar sería para el partido neonazi Amanecer Dorado, que obtuvo un 6,3% de los votos y 17 bancas.

Cuarto quedaría el partido centrista To Potami (El Río), con 5,8%. Los 16 diputados de esta formación proeuropea podrían ser claves para la gobernabilidad en Grecia si Syriza no logra la mayoría absoluta.

Los más castigados por la política de austeridad practicada por los últimos gobiernos griegos fueron los socialistas del Pasok, que obtuvieron sólo el 4,8% de los votos, por debajo incluso de los comunistas ortodoxos del KKE (5,4%). El Movimiento Socialistas y Demócratas, del ex primer ministro Giorgios Papandreu, que se escindió del Pasok, se quedó fuera del Parlamento.

Tsipras, de 40 años, consideró el fuerte apoyo electoral como un triunfo sobre la austeridad y los programas de rescate de la UE y del Fondo Monetario Internacional. "El mandato del pueblo griego es, sin duda, terminar el círculo vicioso de la austeridad. El mandato del pueblo griego ha puesto a la troika en el pasado", dijo Tsipras ante una multitud concentrada en la plaza de la Universidad de la capital griega. "Grecia avanza con optimismo en una Europa que cambia", añadió en su primer discurso después de la victoria electoral.

"Somos conscientes de que los griegos no nos han dado un cheque en blanco (...) Tenemos ante nosotros una importante oportunidad para Grecia y Europa", sostuvo.

La reunión de ministros de Finanzas de la Eurozona prevista para hoy en Bruselas para abordar el programa de ayuda financiera, del que se beneficia Atenas, servirá para enviar las primeras señales sobre la voluntad de diálogo de Bruselas con Tsipras.

El primero en reconocer la victoria de Syriza fue el propio Samaras, que felicitó a Tsipras por su triunfo. "El pueblo de Grecia ha hablado y todos respetamos su decisión. Tengo la conciencia tranquila", dijo Samaras en una declaración pública.

Samaras señaló que en 2012 llegó al poder en un país que estaba al borde de la catástrofe y logró atravesar la peor crisis de los últimos años. "También hubo errores", admitió. Pero puntualizó: "Entrego un país que es miembro de la UE y de la eurozona".

"Nueva Democracia seguirá lista para jugar un rol decisivo en los futuros desarrollos, como garantes de la senda del país", agregó Samaras.

El líder y candidato del Pasok, Evangelos Venizelos, reconoció el mal resultado de su formación en las elecciones y, aunque felicitó a Tsipras, le recordó que "la actual situación griega necesita de mayorías más amplias".

Después del estallido de la crisis de deuda soberana del país, los préstamos externos permitieron a Grecia evitar un default, pero a cambio de duros programas de austeridad que incidieron negativamente en los sectores más débiles del país.

Desde 2010, los acreedores internacionales de Grecia han inyectado en el país más de 240.000 millones de euros. Tsipras busca una reestructuración de la gigantesca deuda del país (177,7% del PBI), lo que preocupa a varios países europeos.

En cualquier caso, los analistas ven improbable una salida de Grecia de la eurozona. Los países del bloque son los principales acreedores de Grecia, ya sea directamente o a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

A los mercados financieros les preocupa que un triunfo de Syriza desate una nueva crisis financiera en Grecia, pero se espera que las repercusiones para la eurozona sean limitadas respecto de las que se temían la última vez que los griegos fueron a las urnas, en 2012.

Las medidas que Syriza llevará a la UE

Deuda

Syriza negociará con sus socios europeos "sobre una base realista" y exigirá "una quita de la mayor parte de la deuda, porque la deuda objetivamente no puede ser pagada"; la reducción se hará "con medidas que no provoquen daño a los pueblos europeos"

Nacionalización

El partido buscará la renacionalización de servicios privatizados como el agua, la electricidad o el transporte, y la nacionalización de algunos bancos

Programa Salónica

Es una batería de medidas de ayuda inmediata a los más pobres. Para relanzar la economía presentará un programa de inversiones públicas a nivel europeo. Syriza calcula que el principio del fin de la austeridad en Grecia requiere 1300 millones de euros

Agencias AFP, EFE, DPA y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.