Caos tras la detención de Abdullah Ocalan, líder del PKK. Europa fue escenario de la furia kurda