Europa lanzó dos satélites para no depender del GPS de EE.UU.