Las posibles repercusiones en el continente. Europa teme una Alemania débil