Evitar ataques y afianzar la paz, urgentes desafíos de Olmert