Explotó una bomba en un hotel militar en Chile; no hubo víctimas

El estallido causó daños de consideración en el inmueble
El estallido causó daños de consideración en el inmueble
(0)
29 de agosto de 2001  • 10:55

Una bomba de mediano poder, que no causó víctimas pero sí daños de consideración, estalló esta mañana frente a un hotel para militares en Santiago de Chile, que es administrado por un ex oficial implicado en decenas de procesos por violaciones a los derechos humanos.

La explosión destruyó la puerta principal del establecimiento y varios ventanales del inmueble y de otros vecinos, indicaron las fuentes.

Asimismo, agregaron que en el lugar se encontraron panfletos en los que la acción se la atribuye un grupo desconocido que, según el impreso, busca vengarse de los militares por los crímenes cometidos durante el régimen dictatorial que encabezó en Chile Augusto Pinochet (1973-1990).

El hotel, que no tiene vigilancia especial, albergaba en el momento de la explosión a dieciocho uniformados y es dirigido por el brigadier retirado Miguel Krassnoff Marchenko, un ex miembro de la DINA, la policía secreta de la dictadura militar.

En las últimas semanas, Krassnoff ha sido careado con varios sobrevivientes del centro de torturas "Villa Grimaldi", en el que desaparecieron más de 300 prisioneros políticos entre 1974 y 1976, en el marco de una de las querellas que investiga el juez Juan Guzmán, encargado de los procesos que involucran a Augusto Pinochet.

El coronel de Carabineros (policía militarizada) Claudio Jayo dijo que la bomba que estalló en el hotel tenía componentes industriales y un sistema de detonación eléctrico y comentó que "fue construida por gente experimentada; de ninguna manera podría ser calificada de bomba casera".

"Estamos entrando en un mes difícil", señaló el oficial, al referirse a las probables causas del atentado y en alusión a septiembre, cuando se cumple el aniversario del golpe militar de 1973 y es considerado por los militares, "el mes del Ejército".

Fuente: EFE

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.