Fallo histórico: las bodas gay ya son un derecho en EE.UU.

Con una decisión dividida, la Corte Suprema aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo; "Es una victoria para el país", celebró Obama
Rafael Mathus Ruiz
(0)
27 de junio de 2015  

NUEVA YORK.- El anuncio, esperado como pocos otros, se escuchó en la sala de la Corte Suprema y desató sonrisas, abrazos y llantos, y un festejo contenido por más de cuatro décadas: con un fallo histórico, Estados Unidos reconoció el matrimonio gay.

La decisión dividida (5-4) de los magistrados del máximo tribunal convirtió a Estados Unidos en el 21er país en avalar el casamiento entre personas del mimo sexo, un giro que acentuó una desigualdad global: mientras que en Europa o América se han ampliado los derechos de los homosexuales, otros países, como Rusia, los restringieron.

Ayer, fuera del tribunal, una multitud que aguardaba expectante la decisión de los jueces explotó en un festejo enmarcado de banderas con los colores del arco iris que se extendió luego a todo Estados Unidos, con una frase que se repitió todo el día en las redes sociales: #LoveWins (el amor gana).

En un breve discurso en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, el presidente Barack Obama celebró el fallo. Dijo que era una victoria para el persistente esfuerzo de los activistas, las parejas gay y sus familias, y, también, para Estados Unidos, ya que reafirmaba el principio de igualdad ante la ley.

"Si verdaderamente todos somos creados iguales, entonces seguramente el amor que comprometemos unos a otros debe ser igual también. Es gratificante ver ese principio consagrado en ley con esta decisión", dijo el presidente.

Con todo, las reacciones al fallo dejaron al descubierto la división política que aún genera el matrimonio gay. Los demócratas se unieron a Obama en la celebración, mientras que los republicanos, incluidos los dos candidatos presidenciales "moderados" del partido, Jeb Bush y Marco Rubio, lo criticaron.

Con su decisión, la Corte volvió a dejar su marca en la historia y la sociedad de Estados Unidos, tal como ocurrió antes con el aborto o, en el último tiempo, con el financiamiento privado de las campañas o la reforma de salud de Obama, el logro doméstico más importante de su presidencia.

"Ninguna unión es más profunda que el matrimonio, ya que encarna los más altos ideales de amor, fidelidad, devoción, sacrificio y familia", escribió en la opinión de la mayoría el juez Anthony Kennedy, el magistrado que, tal como ha ocurrido antes, se unió a los cuatro jueces progresistas del tribunal para sellar la decisión dividida (5-4) a favor del matrimonio igualitario.

"Sería malinterpretar estos hombres y mujeres decir que faltan el respeto a la idea del matrimonio. Piden la misma dignidad ante los ojos de la ley. La Constitución les otorga ese derecho", afirmó Kennedy.

El fallo de la Corte puso sobre relieve otro rasgo distintivo de la democracia norteamericana: el poder de sus movimientos sociales. Con paciencia y esfuerzo, ya sea desde la lucha de Martin Luther King Jr. hasta la pelea de los jóvenes inmigrantes conocidos como "dreamers" para obtener una residencia legal, estos movimientos han provocado cambios que los progresistas abrazan y los conservadores rechazan.

En Estados Unidos, el avance del matrimonio gay comenzó en 2003, cuando Massachusetts se convirtió en el primer estado en avalarlo a través de una decisión de su máximo tribunal. Hasta ayer, ya sea a través de referéndum o fallos judiciales, se había extendido a 36 estados y el distrito de Columbia. La decisión de la Corte extendió el reconocimiento a todo el país.

Apenas conocida la decisión, el bar Stonewall Inn, un ícono de la lucha de la comunidad gay, que además fue declarado sitio histórico esta semana por la ciudad, comenzó a llenarse de gente. Pasado el mediodía, el bar estaba lleno y la happy hour no sólo se había adelantado, sino que parecía instalada para quedarse. La calle, cerrada, también comenzaba a llenarse de gente y cámaras de televisión.

Robert Cutler, de 78 años, y Martin Carmody, de 60, se casaron hace casi cuatro años, en Nueva York. Ayer, ambos se mostraron "felizmente sorprendidos". Cutler recordó la primera marcha, a fines de los 60, cuando despuntó el movimiento por la igualdad.

"Todavía hay lugares en los que la gente no nos quiere, pero eso va a cambiar, eventualmente", dijo Cutler a LA NACION. "Todavía queda mucho más trabajo por hacer."

Estados Unidos se inundó con imágenes de celebración, y, como era de esperarse, de bodas. En Nueva York, el alcalde Bill De Blasio ofició dos ceremonias en las escalinatas de la alcaldía. En Texas, uno de los rincones más conservadores del país, George Harris (83) y Jack Evans (85) "formalizaron" luego de más de cuatro décadas juntos. Su relación comenzó cuando John F. Kennedy era presidente. Ayer, encarnaron la histórica decisión de la Corte al convertirse en la primera pareja gay que se casó en Dallas.

Tras el "sí, quiero" de rigor se besaron ante las cámaras y, en medio de los aplausos del público, se fundieron en un abrazo con la jueza.

21

PAÍSES

Ya legalizaron el matrimonio gay, entre ellos, la Argentina, en 2010. El primero en aprobarlo fue Holanda, en 2001

El anuncio sacudió Twitter

Políticos y artistas festejaron la decisión de la Corte Suprema de EE.UU. de legalizar el matrimonio gay en todo el país

@HillaryClinton: Orgullosa de celebrar esta histórica victoria para la igualdad en el matrimonio y del coraje y la determinación de la comunidad LGBT norteamericana que lo hizo posible

@ ricky_martin: Ahora en EE.UU. no se llamará matrimonio igualitario, se llamará matrimonio y punto

@ladygaga: #lovewins [el amor gana] por sobre los prejuicios

@ KellyOsbourne: Estoy tan orgullosa de EE.UU. que nunca voy a olvidar este día histórico #lovewins

@TheEllenShow (Ellen DeGeneres): El amor ganó #MarriageEquality

@lenadunham: Usemos esta victoria como un recordatorio para seguir luchando por la igualdad en todas las fronteras. ¡Tenemos el poder!

@ellenpage: Estoy emocionada de escuchar esta asombrosa noticia. #lovewins

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.