Farage sufre deserciones antes de las elecciones británicas

Crecen las disputas políticas en la previa de los comicios
(0)
6 de diciembre de 2019  

LONDRES.- Cuando falta menos de una semana para unas elecciones cruciales en Gran Bretaña, los partidos políticos comenzaron a mostrar algunas fisuras, movilizadas por un mismo dilema: cómo serán juzgados ante la mirada de un electorado volátil, en medio del largo debate por el divorcio con la Unión Europea (UE).

En primer lugar, el Partido del Brexit, dirigido por Nigel Farage, que este año se convirtió en el más importante de Gran Bretaña en las elecciones europeas, tuvo cuatro renuncias de altos funcionarios que acusaron a Farage de poner en peligro la salida de Gran Bretaña de la UE.

Entre tanto, el primer ministro británico, Boris Johnson, del Partido Conservador, y el opositor Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, fueron fuertemente criticados.

Johnson impulsó la elección en diciembre, más de dos años antes de lo previsto, con la esperanza de ganar la mayoría y romper el punto muerto político por el Brexit. Según su visión, si los conservadores obtienen la mayoría legislativa, el Parlamento ratificará su acuerdo de Brexit y sacará a Gran Bretaña de la UE para la fecha límite actual, fijada el 31 de enero próximo.

El jueves próximo se ponen en juego los 650 escaños de la Cámara de los Comunes.

Por su parte, el Partido Laborista dejó en claro sus intenciones. Sostuvo que negociará un nuevo acuerdo para el Brexit y luego dará a los votantes la opción entre salir bajo esos términos y quedarse en el bloque. Además, prometió nacionalizar industrias y empresas de servicio público, aumentar el salario mínimo y ofrecer acceso universal y gratuito a internet.

Sin embargo, la campaña del Partido Laborista estuvo condicionada por las acusaciones de que Jeremy Corbyn, defensor de la causa palestina, permitió que el prejuicio antisemita se fomente en el partido.

Polémicas

Por otro lado, Johnson últimamente estuvo envuelto en situaciones en las que expresó comentarios ofensivos. Por ejemplo, en una columna periodística el año pasado denominó "buzones postales" a las musulmanas que se cubren el rostro con velos.

En otra oportunidad, en un programa, al primer ministro británico le preguntaron sobre un artículo publicado en una revista en 1995 en la que llamó a los hijos de madres solteras "malcriados, ignorantes, agresivos e ilegítimos". Ante la consulta de por qué había usado esos términos, el primer ministro evitó responder.

"Usted podrá entender lo hiriente que eso es para una persona", dijo la presentadora. A lo que Johnson respondió: "No creo que este sea el momento para hablar sobre artículos que fueron escritos hace mucho tiempo".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.