Felicidad para todos: en los Emiratos, ministros exóticos