Felipe pidió "preservar la convivencia" y se ganó la crítica de los separatistas

En su mensaje de fin de año, el rey aludió sin mencionarlo al conflicto en Cataluña
Silvia Pisani
(0)
26 de diciembre de 2018  

MADRID.- La tensión separatista y la prédica republicana se renovaron en España con las reacciones críticas que generó entre independentistas catalanes y vascos así como en la izquierda radical el mensaje navideño en el que el rey Felipe llamó a "preservar la convivencia" en el país.

En el habitual mensaje de la corona para Navidad, Felipe de Borbón eligió repasar los 40 años de la Constitución española con un discurso en el que calificó la convivencia social y política como "la obra más valiosa" de la democracia.

El de esta Navidad fue el quinto mensaje que pronuncia el joven monarca, que eligió como eje central el llamado a la unidad y al respeto a la Constitución en momentos de crispación independentista en Cataluña.

Felipe no hizo mención expresa de esa crisis, pero el mensaje y el contexto fueron una clara señal del sentido de su llamado.

En momentos en que también abundan los cuestionamientos a la monarquía y los reclamos republicanos, la casa real dio una sutil señal de continuidad al plantar una foto de la infanta Leonor, la pequeña heredera de Felipe, en la escenografía del mensaje.

Tanto en memes y sarcasmos como en declaraciones formales, las reacciones de los distintos sectores políticos reflejaron una vez más la tensión separatista en el país así como los cuestionamientos hacia la corona.

"En Cataluña no hay problemas de convivencia, sino de justicia para que se reconozcan los reclamos de sus ciudadanos", disparó el presidente del gobierno regional catalán, el independentista Joaquín Torra.

Pero, a su vez, la expresión de Torra, en el sentido de que en Cataluña "no hay problemas de convivencia", fue puesta en duda por partidos catalanes constitucionalistas, que reprochan al gobierno regional que "se ocupe solo de aquellos catalanes que piensen de su misma manera y olvide a los demás".

Al sumar su crítica, el nacionalismo del País Vasco se expresó en términos similares, aunque no tan rotundos. Así, a través de su vocero parlamentario, Aitor Esteban, el Partido Nacionalista Vasco (PNV) sostuvo que "el mayor legado para la nueva generación vasca sería que la región fuera reconocida como una nación propia".

Mucho más dura fuer la izquierda radical vasca de Bildú (reunión, en vasco), para la que el rey "se aferra a un modelo agotado" de Constitución y monarquía.

"El rey quiere mantener las cosas como están, aunque 40 años han demostrado que no hay voluntad ni siquiera de desarrollar" un modelo que reconozca la voluntad y el derecho de autodeterminación de sus pueblos, según sostuvo la separatista vasca Marian Beitialarrangoitia (Bildu).

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.