Fin de una era en Italia: Berlusconi fue expulsado del Parlamento

El Senado votó a favor de excluirlo por su condena por fraude fiscal; desafiante, el Cavaliere dijo que no se retirará
(0)
28 de noviembre de 2013  

ROMA.- È finito . No va más. Después de casi 20 años en la cima del poder político, Silvio Berlusconi fue expulsado ayer del Parlamento tras su condena por fraude fiscal, en una jornada histórica, que el ex premier definió como "un día amargo y de luto para la democracia".

Lejos de tirar la toalla, el Cavaliere , de 77 años, recibió la estocada más humillante de su carrera política con la actitud desafiante que lo caracteriza y, ante miles de simpatizantes que lo vitoreaban frente a su residencia, en pleno centro de Roma, prometió no rendirse jamás. "No voy a retirarme a un convento. ¡Aquí nos quedamos!", afirmó.

La expulsión parlamentaria del líder de centroderecha fue posible en virtud de la llamada ley Severino, aprobada durante el gobierno técnico de Mario Monti, en 2012. La norma estipula que resultan inelegibles o, como en este caso, indignos de mantener el escaño, todos los políticos condenados a más de dos años de prisión en sentencia firme.

Berlusconi entró en esta categoría el pasado 1° de agosto, cuando el Tribunal Supremo lo condenó -después de tres procesos y una montaña de pruebas- a cuatro años de prisión (conmutados a un año de arresto domiciliario o trabajo comunitario,) por fraude fiscal en el llamado caso Mediaset.

Desde entonces, varios senadores intentaron salvar al tres veces ex primer ministro italiano de la hecatombe. Pero las nueve enmiendas que fueron presentadas ante el Senado no prosperaron, y el peso de la ley y sus consecuencias políticas cayeron como nunca antes sobre las espaldas del líder de Forza Italia, su partido, recientemente refundado.

La remoción de Berlusconi del Senado supone que no podrá volver a ocupar un escaño en ninguna de las dos cámaras ni ser candidato electoral hasta que trascurran seis años, es decir, hasta que cumpla los 83 años. Pero ello no implica, ni remotamente, su deceso político.

"Brindan porque han llevado a un adversario, a un enemigo, según dicen algunos, ante un pelotón de ejecución, lo que habían esperado desde hace veinte años. Por eso están eufóricos (...). Pero no creo que con esto hayan vencido definitivamente al partido de la democracia y la libertad. ¡Nosotros no nos retiraremos!", advirtió ayer un encendido Berlusconi, que prefirió no acudir al Senado para, entre otras cosas, no verse en el brete de ser acompañado por dos ujieres a la puerta en el momento en que fuera votada su expulsión.

En lugar de ello, optó por lo que mejor le sienta, un baño de masas, a quienes avisó: "[La remoción] es una decisión que invita a la venganza. Hoy es un día amargo y de luto para la democracia".

Vestido de negro, en señal de duelo, el Cavaliere adelantó que no dará un paso atrás y que permanecerá como líder de la derecha "desde afuera del Parlamento", al igual que el dirigente antisistema del Movimiento Cinco Estrellas, el cómico Beppe Grillo, y el popular e influyente líder del Partido Democrático, Matteo Renzi, alcalde de Florencia.

Tras meses de inestabilidad en Italia, las advertencias de Berlusconi, que dominó la política del país durante 20 años, abren una nueva fase de incertidumbre para el gobierno de coalición de izquierda-derecha del primer ministro Enrico Letta. Si bien analistas opinaron que el impacto inmediato sería escaso, a largo plazo las consecuencias podrían ser más dañinas.

A pesar de todos sus recursos políticos, económicos y mediáticos para dar batalla, Berlusconi ya no cuenta con suficiente respaldo para derrocar -como ocurrió con Monti- al gobierno de Letta, que anteayer sobrevivió a un voto de confianza sobre el presupuesto 2014. La "traición" de Angelino Alfano, su ex brazo derecho, que hace unos días rompió con el Cavaliere y fundó un partido, Nuevo Centroderecha, además, le restó escaños en el Parlamento.

El ex premier, sin embargo, sí podría intensificar las tensiones políticas que impiden cualquier reforma seria de la estancada economía italiana, que experimenta problemas para combatir un desempleo juvenil de más del 40% y está sumergida en una recesión desde hace más de dos años. Con todo, Letta dijo ayer que su gobierno está "más fuerte y más cohesionado" que nunca.

Lo que más preocupa al ex primer, en tanto, es que su salida del Parlamento lo dejó sin la inmunidad judicial de la que gozaba en calidad de senador. Algo no menor para quien tiene pendiente cuatro procesos judiciales...

Los 20 años de hegemonía política del hombre más rico de Italia

  • 1994

    Llegada al poder


    Para ganar las elecciones, el Cavaliere estableció alianzas con los nacionalistas de la Liga Norte y los neofascistas de la Alianza Nacional
  • 2001

    El "contrato"


    En su segundo gobierno, Berlusconi propuso su célebre "contrato con los italianos", para simplificar el sistema fiscal y reducir a la mitad el desempleo
  • 2011

    La caída


    Bajo la fuerte presión de Merkel y ante la grave situación económica que vive Italia, Berlusconi presentó su renuncia como premier
  • Agencias ANSA, AFP, EFE, AP y Reuters

    Del editor: cómo sigue.

    Aun jaqueado y con el acceso vedado al gobierno, Berlusconi cuenta con el suficiente caudal electoral como para condicionar la vida política italiana.

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.