Finlandia pasó de "modelo" a pesadilla