Fortalecidos, Fox y Lagos se acercan a Washington

En la región fueron los más afectados
(0)
11 de mayo de 2003  

Movidos por la situación interna de sus países, los gobiernos de México, Colombia y Chile, los tres principales aliados de Estados Unidos en América latina, hicieron apuestas distintas frente a la guerra que la administración Bush lanzó contra Irak. Sin embargo, más allá de premios y castigos, hoy mantienen la misma senda de beneficios recíprocos que transitaban con Washington antes de que el conflicto abriera distancias.

Pese a considerarse "un gran amigo" de Bush, el mandatario mexicano, Vicente Fox, privilegió la opinión del 86% de sus connacionales al rechazar un ataque sin la ONU.

"La decisión de Fox ha sido muy valorada, incluso aplaudida por la oposición. El presidente robusteció su imagen dentro de México", dijo Rolando García, director de relaciones internacionales del oficialista Partido Acción Nacional, en diálogo con LA NACION.

García viajará esta semana a Washington con algunos funcionarios para testear el grado de molestia con México por Irak. "Quizá ya no veamos a Fox y Bush saliendo a cabalgar juntos como antes, pero las políticas en marcha entre los dos países no sufrirán variantes", consideró.

En medio de la presión norteamericana para alcanzar una mayoría que aprobara la guerra en el Consejo de Seguridad, la actitud independiente del presidente Ricardo Lagos fue reconocida por los chilenos, aunque hoy los empresarios temen represalias económicas de Washington.

"El gobierno ha salido muy bien parado. La postura frente a la guerra fue consensuada con todos los sectores y contó con un gran respaldo", dijo a LA NACION el senador socialista Jaime Gazmuri, uno de los hombres más cercanos a Lagos. "Creo que Estados Unidos no piensa en represalias a Chile, ya que tendrían una influencia muy negativa en América latina y sería el entierro del ALCA", opinó.

Sin necesidad de justificaciones, el fin de la guerra en Irak, que el gobierno colombiano apoyó decididamente, dejó al presidente Alvaro Uribe en situación inmejorable para pedir una mayor participación estadounidense en el combate a guerrillas y narcos.

"Uribe logró fortalecer aún más la relación con Estados Unidos. El gobierno ha sido coherente y así lo entendieron los colombianos, que no cuestionaron la postura oficial ante la guerra, como ocurrió en otros países", dijo a LA NACION el diputado oficialista William Vélez.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.